En España se suicidan cada día 10 personas

En España se suicidan 10 personas cada día, más de 3.600 al año según los fríos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El 74% de ellos varones. Concretamente 3.679 en 2017 de las que 2.718 eran hombres y 961 mujeres. Un 3% más que el año anterior. Lo llamativo es que se trata de una cifra considerada no muy alta porque según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el planeta se quita la vida anualmente casi un millón de personas calculándose que lo intentan otros 19 millones.

Lo que no están suficientemente estudiadas son las causas y no hay pues manera de saber si es cierto que gran parte tomaba antidepresivos. A fin de cuentas está demostrado que los psicofármacos pueden causar ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad, agresividad, impulsividad, acatisia, hipomanía, conductas maníacas y, además, incitar al suicidio. Algo que dudamos tenga en cuenta el Plan Nacional de Prevención del Suicidio anunciado por el Gobierno de Pedro Sánchez que muy probablemente sirva solo -como en la inmensa mayoría de este tipo de iniciativas- para dotar con varios millones de euros a algún organismo en el que colocar a decenas de amiguetes con la excusa de que van a “estudiar el problema para afrontarlo”. Lo mismo que ya pasa por ejemplo con el dinero que se dedica a la violencia de género, la mayor parte del cual va a mantener infraestructuras y a pagar los altos sueldos de quienes fueron “colocados” a dedo con esa excusa. Porque la cantidad que termina revirtiendo en las afectadas no llega al 10%.

Si el lector quiere conocer hasta qué punto los psicofármacos incitan al suicidio no tiene más que leer en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos ¿Son los antidepresivos causa de muchos actos de violencia?, Suicidios y agresiones degradan la profesión médica,  ¿Son los antidepresivos la causa de las matanzas en las escuelas estadounidenses? y ¿Fueron los fármacos la causa de la tragedia del vuelo de Germanwings? aparecieron en los números 88, 104, 159 y 182 respectivamente.

Eso sí, olvídese  de que las autoridades sanitarias muevan un solo dedo en ese sentido.