LA ACTUAL GENERACIÓN CREE QUE ES MÁS IMPORTANTE TRIUNFAR EN LA FAMILIA QUE SOCIALMENTE

Cambia la escala de valores

Triunfar en el trabajo -en el caso de los hombres- o ser «una buena esposa» -en el de las mujeres-, roles asumidos por muchas generaciones, no tienen hoy la misma validez. Así lo indica al menos el estudio realizado en Gran Bretaña por la doctora Cecilia Cheng, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, quien explica que el aumento de la presencia de la mujer en los lugares de trabajo y en la política así como el cambio en el estilo de la enseñanza han llevado a las últimas generaciones de este siglo a no adoptar los roles clásicos que se asignaba a hombres y mujeres en función de su sexo.
Tanto los hombres como las mujeres conceden hoy gran importancia a su vida personal (amigos, pareja) y familiar. Siendo muchos -sobre todo los que poseen estudios universitarios- los que consideran los mayores «éxitos» de su vida su matrimonio o haber tenido un hijo. Además, son personas mejor capacitadas para afrontar de forma más eficaz todo tipo de situaciones que los que han asumido los roles tradicionales.
Actitud ante la vida que la Dra. Cheng llama “psicológicamente andrógina” y que, en cualquier caso, no es incompatible con el logro de un gran éxito profesional, pero sin temor a mostrar sus sentimientos ni a ser demasiado expresivos.