LA ENFERMEDAD EN UN OJO PUEDE AFECTAR A LA SALUD DEL OTRO

 

Dos estudios realizados en el Centro Yerkes de Investigación en Primates norteamericano revelan que la experiencia visual de un ojo influye en el crecimiento y en la calidad de visión del otro. Las investigaciones, publicadas en el número de Enero de Investigative Ophthalmology and Visual Science, parecen demostrar que existe un sistema de control interocular dependiente del entorno que influye en el desarrollo visual.
Hasta ahora se creía que si existía un problema en un ojo, como miopía o cataratas, no tenía por qué afectar al otro. Sin embargo, las nuevas investigaciones han descubierto todo lo contrario y que el sistema de control que integra a los dos ojos influye desde la infancia en el desarrollo visual conjunto y que éste depende del entorno y no de factores genéticos.
Aunque la investigación se ha realizado con 237 monos, sus resultados son extrapolables en los humanos según las doctoras Dolores Bradley y Alcides Fernandes.
"Nuestra meta ahora es encontrar un modo de predecir el curso del crecimiento de un ojo normal para determinar si un bebé de seis meses o un año está desarrollando bien su visión", ha explicado la Dra. Bradley. Descubrir cómo funciona el sistema de control interocular puede prevenir la miopía, la hipermetropía y el estrabismo, evitando que mucha gente tenga que llevar gafas o someterse a una operación.