La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Internacional de Alzheimer dicen que la demencia debe ser una prioridad de salud a nivel mundial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional de Alzheimer pidieron a mediados de marzo pasado  a los gobiernos que declaren la demencia prioridad de salud pública mundial. Titulado Dementia: A Public Health Priority  (La demencia, una prioridad de salud pública), el informe es obra de cuatro grupos de trabajo formados por investigadores del Instituto de Psiquiatría del King's College de Londres y el Instituto de Ciencias Neurológicas de la India. Según el Director Ejecutivo de la Asociación Internacional de Alzheimer,Marc Wortmann, “a nivel mundial surge un nuevo caso de demencia cada cuatro segundos y nuestros sistemas de salud actuales no podrán hacer frente a tamaña crisis porque cada vez se vive más tiempo”. Shekhar Saxena, director del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, añadiría: "En este momento sólo 8 de los 194 estados miembros tiene instaurado un plan nacional para abordar la demencia aunque algunos más los están desarrollando. Nuestra esperanza es que otros países sigan su ejemplo usando a este informe como punto de partida para la planificación y ejecución de su propio plan".
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte debemos denunciar el hecho de que lo que esos dos organismos proponen es que los gobiernos se gasten dinero en tratamientos, fármacos y asistencia en lugar de en prevenir la patología ya que están al servicio de la gran industria químico-farmacéutica. Lo que realmente hay que hacer de una vez es prohibir el uso de las miles de sustancias químicas tóxicas con las que se nos está envenenando impunemente y acabar con la brutal contaminación electromagnética actual. Lo demás no es más que un negocio a costa de la salud de la gente.