La rutina presente en muchas frutas y verduras también inhibe la formación de coágulos

La quercetina-3-rutinósido o rutina, principio activo presente en muchas frutas y verduras, inhibe muy eficazmente la formación de coágulos; al menos así lo ha constatado en animales un equipo de investigadores de la División de Hemostasia y Trombosis del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Estados Unidos coordinado por Robert Flaumenhaft en un trabajo que se ha publicado en The Journal of Clinical Investigation.   Concretamente inhibe la producción de las moléculas de Disulfuro isomerasa (PDI). Resulta que el PDI intracelular es necesario para la síntesis adecuada de las proteínas así que los científicos buscaban un compuesto que bloquease sólo el PDI extracelular sin inhibir el PDI intracelular. Bueno, pues tras identificar una amplia gama de compuestos que inhiben el PDI –examinaron más de 5.000- comprobaron que la rutina es el más potente. Y hablamos de un flavonoide que se encuentra en diversas frutas y verduras así como en el té. Siendo especialmente ricos en él las cebollas, las manzanas, los cítricos y el trigo sarraceno. Aunque lo más importante es que la rutina inhibe el PDI extracelular sin afectar al intracelular. Es más, inhibe la acumulación de plaquetas y también la generación de fibrina. “Los coágulos en las arterias son ricos en plaquetas -explicaría Flaumenhaft-mientras que en las venas son ricos en fibrina; bien, pues la rutina previene los dos tipos de coágulos”. Tomen nota los médicos y, sobre todo, quienes toman heparina, Sintrom, aspirina y fármacos similares.

Solo que hay más: aunque esos investigadores no lo dicen está constatado que la rutina no solo inhibe la agregación plaquetaria y disminuye la permeabilidad vascular haciendo la sangre menos espesa y mejorando la circulación sino que fortalece los capilares, reduce los síntomas de hemofilia, tiene actividad antiinflamatoria, ayuda a transformar la glucosa en sorbitol, ayuda a prevenir los edemas en las piernas y mengua la citotoxicidad del colesterol LDL oxidado; incluso se usa en el tratamiento de hemorroides, varices y microangiopatías.