Las fresas reducen en sangre los niveles de colesterol y triglicéridos

En pleno debate sobre si tener en sangre altos niveles de triglicéridos, colesterol total y colesterol "malo" es realmente negativo para la salud un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica delle Marche de Ancona (Italia) dirigido por Sinc Maurizio Battino acaba de constatar en un trabajo publicado en Journal of Nutritional Biochemistry que las fresas ayuda a reducirlos de forma significativa. Se comprobó dando a 23 voluntarios durante un mes unos 225 gramos de fresas al día. Según las analíticas su consumo disminuyó el nivel de colesterol total un 8,78%, el de colesterol "malo" (LDL) un 13,72% y el de triglicéridos un 20,80% sin que hubiera cambios en el nivel del llamado colesterol "bueno" (HDL). Es más, aumentó el nivel de antioxidantes -y por tanto la capacidad de absorción de radicales libres- y mejoró la función plaquetaria. Parámetros que sin embargo volvieron a sus valores iniciales a los 15 días de abandonar el consumo de fresas. No se ha podido en cualquier caso identificar qué principios activos logran eso aunque los investigadores apuntan hacia las antocianinas.
Por nuestra parte añadiremos que ya en el nº 57 -correspondiente a enero de 2004- dimos a conocer en esta misma sección que los efectos negativos de la radiación cósmica y ultravioleta –que afectan especialmente al sistema nervioso central- se pueden evitar con los antioxidantes que contienen las fresas según apuntaba un estudio realizado con ratas. Divididas en tres grupos al primero se las alimentó normalmente durante dos meses, al segundo se las dio una dieta que contenía un 2% de arándanos y al tercero un 2% de extracto de fresas. Entonces fueron sometidas a una radiación similar a la que los astronautas reciben durante los vuelos espaciales y un año después se comprobó que las ratas radiadas y alimentadas con fresas respondían tan bien como las no radiadas. Según los autores de la investigación, ello “parece demostrar que determinadas dietas antioxidantes pueden prevenir los cambios cognitivos que se producen con la exposición a los rayos cósmicos".