SE EVAPORAN LOS PROBLEMAS DE LA PRÓSTATA

 

Los problemas causados por la hiperplasia de próstata (el aumento de volumen del tejido prostático) se podrían evaporar -literalmente- gracias a una nueva técnica inventada por la empresa médica Gyrus de Cardiff, Gales. La técnica, llamada “plasmacinesis”, utiliza ondas de radiofrecuencia que "derriten" el tejido prostático que crece irregularmente causando problemas a millones de hombres en el mundo.
El nuevo tratamiento ha sido ya aplicado con éxito en más de 150 pacientes galeses y se van a hacer pruebas en otros países.
En la próstata se produce el líquido que transporta el semen. Al nacer, la glándula tiene el tamaño de un guisante pero enseguida empieza a crecer y sigue haciéndolo hasta la pubertad. A veces empieza a crecer de nuevo a partir de los 40 o 45 años por diversas razones. Alrededor de uno de cada tres varones de más de 50 años tiene algún tipo de hiperplasia (desarrollo anómalo) de próstata que, con frecuencia, degenera en cáncer. El primer síntoma es la dificultad para orinar. En algunos pacientes el problema se resuelve con medicamentos pero en la mayoría de los casos hay que intervenir quirúrgicamente. En los últimos años se viene utilizando el láser para quemar el tejido anómalo desarrollado pero deja los restos de tejido flotando alrededor de la vejiga y después hay que eliminarlos.
En el caso de la plasmacinesis, se aplica una corriente eléctrica mediante unos electrodos desechables diseñados específicamente para la aplicación. En la zona sobre la que actúa el electrodo se crea una bolsa de plasma ionizado. El tejido afectado por la intensa energía cinética del plasma se evapora rápidamente y no hay ya más que eliminarlo. La baja densidad térmica del plasma evita que se produzcan daños colaterales en el tejido sano.
El Dr. Mark Goble, director ejecutivo de Gyrus, dice que con esta técnica se van cauterizando también los vasos sanguíneos que se van cortando, evitando cualquier hemorragia que impediría al cirujano la visión del campo operatorio. Con las últimas mejoras, el cirujano puede controlar con gran precisión y en algunos microsegundos la cantidad de corriente aplicada.
Esta técnica se utiliza también en traumatología deportiva y en ginecología. En el primer caso, para eliminar por evaporación los cartílagos dañados de la rodilla, la muñeca o el hombro. Los ginecólogos dicen que podría resultar útil con mujeres que tienen periodos dolorosos. Precisamente una de las razones que han dado lugar al nacimiento de esta técnica quirúrgica ha sido evitar la práctica de la histerectomía (extirpación de la matriz). 

Para más información, dirigirse a:
Dr. Mark Goble, Gyrus, Fortran Road, St. Mellons, Cardiff, United Kingdom, CF3 ZLT. Tfno. y Fax: +44 1222 30 01 00.
Internet: http://www.gyrus.co.uk/