Un colegio británico se niega a que se ponga en él la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano

 

El director del St. Monica's R.C. High School, un centro de secundaria británico de Manchester con 1.200 alumnos, se ha negado a que las alumnas de 12 y 13 años fueran vacunadas en él contra el Virus del Papiloma Humano porque entienden que eso implicaría avalar ante los padres su eficacia y seguridad y no está dispuesto a ello ya que la vacuna –afirma- tiene efectos secundarios que se manifiestan en desmayos y mareos. El director agrega que los padres que quieran vacunar a sus hijas pueden hacerlo libremente si lo desean… pero en un centro sanitario. Se trata de una decisión valiente pero minoritaria. Quienes defienden la vacuna han intentado además hacer creer a la opinión pública que la decisión se debe a que al ser un colegio católico está en contra de la promiscuidad sexual. Y hay quienes se lo han creído.