Unas 74.000 personas asistieron este año a BioCultura

«El auge del sector ecológico alimentario y el de sus universos afines -como el de la Ecocosmética certificada o el del textil sostenible- es espectacular. Se trata de una revolución en toda regla pero pacífica y con sonrisas que se está dando simultáneamente en todo el planeta. La ciudadanía se está dando cuenta de que la alimentación convencional y el sistema agroalimentario industrial nos llevan al cadalso en salud y en destrucción de la Naturaleza. Ya no valen más palabras. Hay que pasar a la acción. La cesta de la compra se ha convertido en un ‘carro de combate’ contra la destrucción”. Así se expresaría Ángeles Parra, directora de la feria así como de la Asociación Vida Sana, tras concluir un evento que en esta ocasión llenó los pabellones 8 y 10 de IFEMA. “La producción ecológica es sin lugar a dudas la respuesta a muchos de los problemas que amenazan la biodiversidad provocando el cambio climático, la desertización y la enfermedad. La cuenta atrás ha empezado. Ha llegado la hora de actuar. Todavía estamos a tiempo de recuperar y progresar en la buena dirección”, agregaría.

Para Ángeles Parra es evidente que “el sector ecológico está en pleno auge y no va a parar de crecer en los próximos años. Todos los estudios certifican que la alimentación ecológica es infinitamente más sana que la convencional (saturada de residuos químicos), nutricionalmente más completa y beneficia a la sociedad y al medio ambiente desde muchos prismas».

Cabe añadir que la feria fue esta vez escenario de 450 actividades sobre alimentación, salud y vida sana, incluyendo una conferencia magistral de apertura por parte de Hilal Elver -relatora especial para el Derecho a la Alimentación de la ONU quien diría que «la agroecología es la única que puede alimentar a la población mundial y es incluso la oportunidad para acabar con el hambre en el mundo»- y un concierto como colofón ofrecido por Eduardo Paniagua.