Advierten del alto riesgo de adicción de los somníferos

 

Los somníferos utilizados para combatir el insomnio provocan adicción a partir de la segunda semana; además, el organismo se vuelve tolerante a ese tipo de fármacos con mucha rapidez y se suele tener que aumentar la dosis para conseguir el mismo efecto. Pero lo más grave es que no se tratan las causas reales que originan el insomnio.
Los especialistas aseguran que lo mejor es cambiar de estilo de vida y hacer ejercicio diario -por ejemplo, caminar un par de horas- evitar las bebidas excitantes -como el café o el té- antes de ir a dormir, no ver televisión en la cama y cenar frugalmente. Sin embargo, son muchos los médicos que siguen recetando somníferos.