Alimentarse mal puede llevar al cáncer

Reconocen que es el segundo factor de riesgo tras el tabaco

“Aproximadamente el 30% de los tumores se deben a una alimentación deficiente, porcentaje que es aún mayor en algunos tipos de cáncer como el de esófago, estómago y colon. Es el segundo factor de riesgo evitable tras el tabaco”.Quien así lo asevera es la doctora Irene Bretón, de la Unidad de Nutrición del Hospital Gregorio Marañón de Madrid quien añade que “la gente en general no es realmente consciente de la magnitud de esa asociación por lo que no se plantea nunca realizar cambios nutricionales para prevenir o tratar un cáncer”.
La doctora Bretón destacó asimismo el papel fundamental de los antioxidantes para prevenir el cáncer y recalcó la importancia de ingerir especialmente frutas y verduras frescas porque son ricas en vitaminas, carotenoides, minerales y oligoelementos como el selenio o el zinc. Siendo a su juicio los alimentos con más antioxidantes las crucíferas –es decir, los vegetales de la familia de la col-, las hortalizas –especialmente el tomate-, los cítricos, las uvas, el ajo, la cebolla, la soja, el té y algunas especias como el curry. Y propone limitar el consumo de alcohol, carne roja, grasas saturadas y productos ahumados, curados o preparados a altas temperaturas.
En otras palabras, un breve resumen de lo que venimos diciendo en esta revista desde hace años. Basta leer lo publicado en el libro Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo de José Antonio Campoy y Antonio Muro que amplía esa información en detalle con mucho. Evidentemente nos alegra que cada vez más médicos sean conscientes de ello.