¿Cianuro contra el cáncer?  

 

La mandioca -una planta tropical comestible- genera de manera natural cianuro para protegerse contra los insectos. Y un grupo de científicos va a explotar ese mecanismo, manipulado genéticamente, para eliminar los tumores malignos.
Aunque las células cancerosas suelen desarrollar resistencia a la mayoría de los productos utilizados en quimioterapia son muy vulnerables al cianuro. Por eso el Dr. Mahendra Deonarain, director del estudio, está desarrollando una versión más potente del cianuro y estudiando otros posibles anticuerpos para utilizar el sistema contra otros tumores.
La nueva terapia -llamada AGENT (Antibody Guided Enzyme Nitrile Therapy- actúa en dos fases y se basa en un anticuerpo dirigido específicamente contra las células cancerosas (primera fase) más una enzima que libera cianuro a partir de una sustancia no tóxica extraída de la mandioca a fin de que ataque al tumor (segunda fase).
Los investigadores han descubierto que la mandioca, la almendra y otras plantas tienen una enzima natural que libera cianuro al entrar en contacto con una determinada molécula de azúcar. Cuando esas plantas son atacadas por los depredadores, la rotura de las células pone en contacto a la enzima con el azúcar y el cianuro producido evita que el depredador siga atacándolas.
"Hemos tomado el gen de esa enzima responsable de la formación del cianuro–explica el doctor Deonarain- y lo hemos incorporado a otro de un anticuerpo que reconoce una proteína característica de los tumores de colon. Este nuevo gen se introduce en una levadura que actúa como fábrica de enzimas con anticuerpos que extraemos y purificamos. El estudio detallado de esta ‘molécula recombinante’ demuestra que se puede unir a las células del cáncer de colon y, al mismo tiempo, liberar cianuro. En los estudios de laboratorio con células procedentes de cultivos esta terapia las mata por intoxicación. Ahora estamos tratando de desarrollar un sistema más potente que pueda actuar contra otros tipos de cáncer".
En pruebas realizadas en el laboratorio con células procedentes de cáncer de vejiga se ha visto que hay algunas que se destruyen mientras las células sanas no resultan afectadas.
El Dr. Deonarain explica: "La quimioterapia tradicional tiene graves efectos secundarios y hay casos en los que el tumor se hace resistente. Lo bueno del cianuro es que es venenoso pero no tanto como algunos de los medicamentos empleados en la quimioterapia. Por eso se puede suministrar localmente en altas concentraciones y mata las células cancerosas pero no a las sanas que hay alrededor. Por otro lado, un tumor no puede hacerse resistente al cianuro porque seta sustancia se difunde pasivamente entre las células".
El Dr. Deonarain sigue diciendo que se podrían unir a la enzima anticuerpos capaces de reconocer otros tumores y luchar así contra el cáncer de mama, de ovarios, de próstata y otros. Pero por lo menos se necesitan tres años antes de iniciar las pruebas clínicas.