DESESTIMAN LA POSIBILIDAD DE CURAR EL SIDA

En la reunión de «expertos» europeos celebrada en Barcelona

Los expertos europeos en SIDA reunidos recientemente en Barcelona han desestimado la posibilidad de poder curar por ahora el SIDA y abogan además por individualizar y retrasar el inicio del tratamiento con antirretrovirales. Los vaticinios sobre la erradicación del virus responsable del SIDA con los nuevos y potentes tratamientos antirretrovirales que se hicieron hace no más cuatro años no se han cumplido. Es más, no sólo no se ha conseguido suprimir definitivamente la replicación del VIH sino que, además, estar a tratamiento varios años ha empezado a  pasar factura a los enfermos, en quienes los efectos secundarios se acumulan.
El doctor Santiago Moreno -del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid- asegura que en apenas un año las recomendaciones venidas de Estados Unidos se han hecho más conservadoras y sugieren que no hay complicaciones clínicas por el hecho de retrasar el inicio del tratamiento en pacientes con un recuento de linfocitos CD4 inferior a 350 e, incluso, por debajo de 200.
“Aquella idea de empezar cuanto antes y de una manera tan agresiva–explicó- ha chocado con la realidad: ya no podemos aspirar a curar al paciente con esos criterios. El resultado es que ahora se toma con más calma el inicio del tratamiento. De todos modos, no se puede descartar que dentro de un año puedan aparecer datos que aconsejen tomar otra dirección”.
Según el doctor Moreno, es necesario en todo caso distinguir la toxicidad acumulada por un tratamiento que se prolonga durante años de los efectos secundarios atribuibles a cada medicamento. Estos últimos son de aparición más precoz e inmediata como hipersensibilidad, pancreatitis, reacciones cutáneas, alteraciones del sistema nervioso central o diarreas. “La administración crónica de los medicamentos suele tener otro tipo de efectos como la elevación de los lípidos, la acidosis láctica o la lipodistrofia. Hay complicaciones que los medicamentos no producen en seis meses pero que sí surgen cuando el paciente lleva cuatro años con la medicación”, comentaría el doctor Moreno.
Pero es la lipodistrofia el efecto adverso que mayor preocupación genera en la actualidad. Hasta ahora se creía que esta alteración del metabolismo de los lípidos que provoca una redistribución de la grasa corporal (se pierde en las zonas periféricas del cuerpo, brazos, cara, nalgas, al tiempo que se acumula en la parte central, abdomen y parte alta de la espalda) estaba asociada únicamente al tratamiento antirretroviral. Sin embargo, los últimos datos indican que la lipodistrofia no puede atribuirse a un fármaco en concreto y que además hay otros factores de riesgo implicados. El riesgo de lipodistrofia es mayor a medida que aumenta la edad del paciente y la duración del tratamiento. Además, parece que afecta a las mujeres en mayor medida que a los varones.
Hay que añadir que los antirretrovirales han fracasado en 7 de cada 10 pacientes seropositivos españoles. Los expertos pretenden achacarlo a que tienen un VIH que es resistente a la medicación y que ello se debe a que empezaron tarde a medicarse. Además –agregan-, cuanto mayor es el periodo de tiempo que un paciente se mantiene con el mismo tratamiento y con la carga viral detectable más posibilidades hay de que el virus del paciente acumule resistencias frente a todos los fármacos de la combinación utilizada y, lo que es peor, resistencia cruzada a otros medicamentos de la misma familia. Por tanto, aseguran que el tratamiento debe cambiarse tan pronto como se detecta el fracaso terapéutico.
En definitiva, los expertos buscan ahora todo tipo de excusas para justificar el fracaso de los antirretrovirales y los efectos perjudiciales causados a sus pacientes. Además, hay que seguir vendiendo esos fármacos inútiles…