El aire que respiramos, una de las principales causas de cáncer

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) –organismo adscrito a la Organización Mundial de la Salud (OMS)- acaba de admitir que el contaminado aire que actualmente se respira en nuestras ciudades es ¡cancerígeno! Aseverando que según los últimos datos científicos disponibles puede provocar cáncer de pulmón y de vejiga. Es más, afirman que solo en 2010 hubo unas 223.000 muertes debidas a la contaminación aérea; entre otras partículas peligrosas por las procedentes del diesel, producto igualmente considerado cancerígeno. Hablamos pues de las partículas generadas por los vehículos pero también de las que emiten a la atmósfera las calefacciones caseras, industriales y agrícolas, claramente vinculadas también con el aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiacas y respiratorias. Kurt Straif, responsable de la sección de monográficos del IARC, no ha dudado de hecho en afirmar: "La contaminación ambiental es la principal causa medioambiental de muertes por cáncer".
Entre los productos del grupo 1 en el que ha sido incluido se encuentran el plutonio, el asbesto, el polvo de silicio, el humo del tabaco y la radiación ultravioleta. Christopher Wild, director del IARC, ha sido contundente en su advertencia: "Hay que reducir la contaminación de inmediato. La comunidad internacional debe tomar medidas".