Tres psiquiatras de Harvard, con el culo al aire

Se callaron que las farmacéuticas les pagaban…

Thomas Spencer, Joseph Biederman y Timothy Wilens, psiquiatras de la conocida Universidad de Harvard (Boston, EEUU) que además ejercen en el Hospital General de Massachusetts, cobraron de 2000 a 2007 entre millón y millón y medio de dólares de las compañías farmacéuticas como “asesores”, algo que obviaron comunicar a la universidad y al centro médico a pesar de que la ley es muy clara al respecto -deben declarar todo ingreso extra que supere 10.000 dólares al año- para evitar posibles conflictos de intereses. El escándalo lo acaba de desvelar el Senado estadounidense tras una investigación dirigida por el senador republicano Charles Grassley quien ha pedido públicamente que se adopte ya algún sistema que permita conocer de forma rápida y trasparente las relaciones económicas entre los científicos y las empresas en vez de tener que fiarse simplemente, como hasta hoy, de la palabra de honor de las personas.
Lo indignante es que uno de ellos es Biederman, conocido mundialmente por haber defendido a ultranza el tratamiento farmacológico de los niños con trastorno bipolar mediante medicamentos que jamás han sido aprobados para ello. Es más,The New York Times, al comentar el hecho, entiende que él es el responsable de que hoy haya cuarenta veces más niños diagnosticados con esa “patología psiquiátrica” que hace apenas quince años a los que se trata con antipsicóticos. El diario calcula que en el 2007 fueron medicados con ellos en Estados Unidos al menos ¡medio millón de menores! de los que 20.500 no llegaban a los seis años.
En Discovery DSALUD hemos criticado hasta la saciedad que se medique a las personas con antipsicóticos y, con mayor motivo, a los niños. Invitamos a los lectores a refrescar la memoria leyendo en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos ¿Son los antidepresivos causa de muchos actos de violencia?(publicado en el nº 88), Los antidepresivos: además de peligrosos, inútilesy Juan Pundik: “No podemos consentir que se medicalice a los niños” (publicados ambos en el 104).
Claro que va a dar igual: nuestros psiquiatras seguirán medicando a todas las personas que puedan, niños incluidos. Hasta que llegue el día en que salgan a la luz los nombres de los que en España también cobran de las multinacionales farmacéuticas…