El Colegio de Médicos de Madrid quiere “independizarse” de la industria farmacéutica

La Junta Directiva del Colegio de Médicos de Madrid va a proponer un cambio de estatutos y entre las propuestas está la de que los ingresos sólo se puedan obtener de las cuotas de los asociados y del alquiler de la sede colegial. En otras palabras, la idea es dejar de suscribir acuerdos con bancos, agencias de seguros, viajes, ocio y otras empresas y entidades para que “el prestigio y la dignidad de los médicos” no sean utilizados por terceros. Es más, quiere impedir que puedan ser contratadas para ello quienes integran sus órganos de gobierno. La propuesta se hace para liberar a la Junta Directiva de las “presiones” que hasta ahora han ejercido sus patrocinadores; incluidas “las dádivas personales tan habituales como ilícitas moralmente”.
Nos congratula la noticia que, por otra parte, confirma que los médicos están hoy -llevan décadas estándolo- siendo utilizados para intereses bastardos; entre otras entidades y empresas por los laboratorios farmacéuticos. Lo que nos gustaría es que además se negaran a que la formación continuada la ejerza la industria farmacéutica, que deje de ser ésta la que controla los planes de estudio de las facultades de Medicina y que tampoco sea ella la que marque los protocolos médicos de actuación -especialmente en el servicio sanitario público- a través de las sociedades presuntamente “científicas” que ha venido creando de forma masiva en las últimas décadas -o controla indirectamente- para dar “consistencia” a sus propuestas. Y, por supuesto, nos gustaría que tal iniciativa no se limitara solo a Madrid.