El resveratrol, útil para prevenir la pérdida de olfato, el alzheimer y el parkinson

Tanto la disminución olfativa asociada a la edad como el alzheimer y el parkinson pueden deberse al daño que provoca en las neuronas del sistema olfativo el estrés oxidativo; y por consiguiente todas esas patologías pueden prevenirse con antioxidantes como el resveratrol, presente en varias plantas, los cacahuetes y, sobre todo, en la piel de las uvas rojas, grosellas y moras. Al menos así se afirma en una reciente investigación de la Universidad Técnica de Munich –publicada en eLife- tras estudiar a la mosca de la fruta que también pierde olfato a medida que envejece.

Tras identificar los genes y mecanismos que contribuyen a esa degeneración los científicos examinaron las neuronas específicas del circuito olfativo comprobando que su número disminuye rápidamente durante el envejecimiento lo que al final lleva gradualmente al colapso de toda la red neuronal. Y a continuación comprobaron que bastaba suministrarles resveratrol para detener tanto la pérdida de neuronas como del olfato. De lo que infieren que su consumo puede ayudar a los ancianos que sufren de pérdida olfativa y retrasar la aparición de las enfermedades neurodegenerativas asociadas al envejecimiento.