Intentan hacer creer que consumir cerveza es “bueno para la salud”

Lina Badimón, directora del Centro de Investigación Cardiovascular del Centro Mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Barcelona, asegura haber comprobado en cerdos que el “consumo moderado y bajo” de cerveza es positivo tras sufrirse un infarto agudo de miocardio. Y qué mejor lugar para dar a conocer la “noticia” que el IV Simposio Internacional de la Cerveza celebrado el pasado 30 de octubre en Madrid. "El consumo moderado y bajo de cerveza –afirmaría- protege del daño por reperfusión e inhibe marcadores moleculares por lesión cardiaca; influye pues positivamente en el remodelado y reduce el tamaño de la cicatriz tras un infarto agudo de miocardio”. Publicado en Basic Research in Cardiology el estudio pretendía determinar si consumir cerveza protege del daño isquémico obteniendo datos clínicos, moleculares, de expresión génica y transcriptómica así como microarrays (chips de ADN). Los cerdos –todos ellos alimentados con una dieta rica en colesterol- se dividieron en 4 grupos dándose diariamente al primero una cerveza sin alcohol, al segundo una cerveza en lata corriente, al tercero dos latas y al cuarto ninguna. Y según los investigadores los mejores resultados se obtuvieron con quienes tomaron cerveza con alcohol. ¿La razón? Según ellos que entre los compuestos de la cerveza hay antioxidantes que contrarrestan la formación de radicales libres en el proceso de perfusión bloqueando el daño en el miocardio. Se observó asimismo una reducción de la oxidación en sangre, disminución del llamado “colesterol malo” y “un mayor valor antioxidante” de las HDL o colesterol “bueno”.  "El estudio -diría Lina Badimón- proporciona datos de que el consumo de alimentos ricos en antioxidantes y con cantidades moderadas de alcohol origina un medio en el que un evento que puede ser lesivo tiene menor efecto. Su conclusión lógica sería buscar biomarcadores de función cardiaca asociados al estudio preclínico para demostrar el beneficio en humanos".
En el mismo acto se reconocería sin embargo que si bien el consumo de alcohol en cantidad muy pequeña puede ser beneficioso… si se consume demasiado –más de tres latas de cerveza al día- es muy dañino.  Eso sí, otros “investigadores” animaron a su consumo porque una cerveza aporta entre 3 y 5 microgramos de ácido fólico por cada 100 ml, 7 mg de silicio, polifenoles y fitoestrógenos. Es más, se llegaría a decir que nadie ha demostrado “cien-tí-fi-ca-men-te” que cause la famosa “tripa cervecera”. Algunos añadirían incluso que es rehidratante “combinada con agua”.
En suma, la industria de la cerveza intenta una vez más convencer a la población de que consumirla es ”bueno para la salud” pero lo cierto es que su ingesta masiva no se justifica en absoluto.