Lamentable intento para hacer creer de nuevo que Gardasil es “eficaz y seguro”

En un nuevo acto de autopropaganda celebrado en Málaga el pasado 29 de mayo dirigido especialmente a los medios de comunicación acríticos y al que se prestaron a asistir casi 300 personas para hacer bulto el laboratorio Sanofi-Pasteur-MSD -con apoyo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), entidad de conocidas y estrechas relaciones con la industria farmacéutica- intentó hacer creer de nuevo a la sociedad que Gardasil es “eficaz” y “seguro”. Siendo la única intención convencer a las madres de que vacunen a sus hijas y el negocio continúe.

Así lo intentaron Josep María Lailla -vicepresidente de la SEGO-, Xavier Castellsague -jefe clínico del Programa de Investigación en Epidemiología del Cáncer en el Instituto Catalán de Oncología-, Javier Cortés -coordinador del Grupo Español de Vacunas VPH-, José Manuel Ramón y Cajal –miembro del Servicio de Ginecología del Hospital General San Jorge de Huesca- y Federico Martinón –miembro del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela- cuyo mensaje fue el más “claro” al afirmar que era “imprescindible que la población reciba un mensaje sólido sobre la excelencia de la vacuna y que las autoridades sanitarias garanticen de alguna manera el acceso igualitario de la mujeres a los programas vacunales”.
En suma, un nuevo acto de intencionalidad claramente comercial -no médica ni científica- para que los políticos, los periodistas, los médicos peor formados y las madres temerosas apoyen la vacunación masiva. Pues bien, nosotros repetimos una vez más que esa vacuna ni es eficaz ni segura –lea el reportaje que publicamos en este mismo número así como los aparecidos en los números 99 (El sinsentido de la Vacuna para el Virus del Papiloma Humano), 109 (Más víctimas de la llamada Vacuna contra el Virus del Papiloma Humano),110 (Cómo afrontar una infección del Virus del Papiloma Humano con Microinmunoterapia)y 114 (Así se gestó el negocio de la vacuna del Virus del Papiloma Humano). Y volvemos a recordar por enésima vez que la infección por el Virus del Papiloma Humano puede en algunos casos –muy pocos- llevar a padecer una displasia pero se trata de un problema que tiene tratamiento eficaz. Y que sólo en un número aún más reducido de casos desemboca en cáncer… ¡20 o 30 años después! En suma, la vacuna no se justifica.Máxime cuando ese virus puede eliminarse en media hora con dos imanes yendo a alguien experto en el Par Biomagnético, lavándose bien la zona con ozono o sometiéndose si aún fuera necesario a un tratamiento con un Zapper, aparato inventado por la Dra. Hulda Clark.