Johnson & Johnson vendió en España prótesis de caderas defectuosas… sabiéndolo

La multinacional Johnson & Johnson distribuyó en 70 hospitales públicos y privados españoles prótesis de cadera defectuosas comercializadas como ASR hasta agosto de 2010 aun cuando un año antes la FDA las había rechazado por no considerarlas seguras. Es más, vendió cerca de 93.000 unidades en todo el mundo a través de su filial Johnson & Johnson DePuy. En Gran Bretaña ha habido incluso que amputar piernas debido a tan lamentable producto según los abogados del bufete Irwin Mitchell que representa a afectados británicos y españoles. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios se limitó a emitir una alerta en octubre de 2010 explicando simplemente que la prótesis puede aflojarse en los cinco años siguientes a su implantación pero no exigió su retirada. Al parecer la fricción que genera su uso provoca que restos de la aleación cromo-cobalto pasen a la sangre contaminándola y provocando inflamaciones y necrosis.

Obviamente que nadie espere que alguno de los ejecutivos de esa multinacional o de los responsables de nuestro sistema sanitario implicados puedan pagarlo con la cárcel. Eso no pasa nunca.