La contaminación por partículas es más peligrosa que el ozono 

Un estudio realizado por el Instituto de Efectos en la Salud norteamericano indica que agentes contaminantes como el ozono, el dióxido de sulfuro o el monóxido de carbono son menos dañinos que los pequeños restos expelidos por coches o fuentes de combustión.
Es más, esas pequeñas partículas expelidas por los coches y las plantas energéticas serían en realidad –afirman- la causa de la mayor tasa de muertes y enfermedades entre los ancianos.