La Fundación Alborada aplica de nuevo su tratamiento a los afectados de Sensibilidad Química Múltiple

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha autorizado a la Fundación Alborada a volver a tratar a los pacientes de Sensibilidad Química Múltiple (SQM) y otras dolencias relacionadas con la actual contaminación ambiental con los sueros de constatada eficacia que venía utilizando hasta que en mayo de 2010 prohibiera su uso; gracias a ello los enfermos españoles no tendrán que desplazarse al extranjero para recibir la atención clínica adecuada. La consejería madrileña, pese a que está demostrado que su uso es inocuo, los prohibió a fin de prevenir “posibles daños en la salud».

La contradicción se hizo patente cuando poco después la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) autorizaba su uso a varios pacientes que se habían dirigido a ella «en una decisión que demostraba que los sueros no eran dañinos para la salud” según denunciaría Luis Bertelli, el abogado que se hizo cargo del asunto.
Lo inaudito es que el tratamiento que la Consejería de Sanidad madrileña pretende prohibir se aplica en diversos hospitales y clínicas de Estados Unidos, Reino Unido y otros países de la Comunidad Europea. El uso de estos sueros forma parte del tratamiento integral que en la clínica de la Fundación Alborada (www.fundacion-alborada.org) -sita en la madrileña localidad de Brunete- se ofrece a los enfermos de Sensibilidad Química Múltiple, Fibromialgia, Fatiga Crónica, Electrosensibilidad e intolerancias alimentarias. El tratamiento es similar al que actualmente se desarrolla en clínicas punteras en este ámbito como el Centro de Salud Ambiental de Dallas (EEUU) que dirige el doctor William Rea o la Clínica Breakspear de Londres que coordina la doctora Jean Monro.