La ingesta continuada de carne roja afecta negativamente a la salud

La causa podría ser la molécula Neu5Gc que provoca la reacción del sistema inmune

Investigaciones recientes indican que comer de forma continuada carne roja puede provocar la reacción del sistema inmune provocando la inflamación de algunos tejidos del organismo. Investigaciones anteriores habían constatado ya que existe relación entre la ingesta habitual de carne roja y ciertas inflamaciones, el cáncer y las enfermedades coronarias… pero esos estudios se habían centrado en el daño ocasionado por las grasas insaturadas y algunos componentes derivados de la cocción. Ahora, sin embargo, científicos de la Universidad de California (EEUU) han constatado -por primera vez- cómo la ingesta de una molécula concreta, la Neu5Gc, que no produce el ser humano y está presente en la carne de ternera, cordero y cerdo, provoca que el cuerpo la reconozca como una amenaza y se active el sistema inmune para combatirla.
Uno de los investigadores, Ajit Varki, opina que «aunque es improbable que la ingesta de esta molécula esté relacionada con el desarrollo de determinadas enfermedades sí es concebible la idea de que su consumo gradual termine provocando una acumulación en los tejidos sanos. Ello podría explicar el flujo anormal de anticuerpos que contribuye al proceso inflamatorio que va unido a varias patologías».
Este descubrimiento -publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences- podría explicar también por qué es tan alto el rechazo en los xenotrasplantes (órganos genéticamente modificados de animales –especialmente el cerdo- para trasplantes en humanos).
Cabe añadir que estudios anteriores habían detectado ya pequeñas cantidades de esta molécula en células cancerosas.
Para asegurarse de que la absorción de esta molécula se produce con la ingesta de alimentos y de que su eliminación no es completa tres miembros del equipo bebieron una solución que contenía la sustancia. El análisis posterior determinaría que si bien el cuerpo elimina la mayoría de las moléculas una pequeña parte es metabolizada. A los tres días de la ingesta los niveles de la molécula eran el doble o triple de lo normal. A la semana, la concentración de la sustancia volvía a estar dentro de los márgenes normales.
¿Es esta la demostración definitiva de que la ingesta continuada de carnes rojas es negativa para el organismo, causa muchos de los procesos inflamatorios y lleva a la manifestación de diversas patologías, cáncer incluido?