Las dietas restrictivas en hidratos de carbono logran una mayor pérdida de peso

Dos estudios publicados por The New England Journal of Medicine reconocen la elevada efectividad de las dietas bajas en hidratos de carbono para adelgazar. El primero de ellos, coordinado por Frederick F. Samaha –de la Universidad de Pensilvania (EEUU)- señala que los sujetos con obesidad grave que presentan una alta prevalencia de diabetes o padecían síndrome metabólico perdieron más peso durante seis meses con un régimen alimentario de restricción de hidratos de carbono que con uno que restringía las calorías y las grasas. Además, experimentaron una mejoría relativa de la sensibilidad a la insulina y de los niveles de triglicéridos, incluso después del ajuste en función de la cantidad de peso perdida.
La otra investigación la coordinó Gary D. Foster –de la misma universidad- y según la misma el régimen con bajo contenido en hidratos de carbono producía una pérdida de peso mayor que con la dieta convencional (bajo contenido en grasa y calorías y alto en hidratos de carbono) durante los seis primeros meses aunque dice que las diferencias no fueron significativas en un año. Los resultados de este ensayo también demostraron que el régimen bajo en carbohidratos se asocia con una mejoría en algunos de los factores de riesgo de desarrollar patología coronaria.
Lo ahora constatado se cuenta ya extensamente en el libro “La dieta definitiva” de nuestro director, José Antonio Campoy. Una vez más, se le termina dando la razón.