Los ácidos frutales en las cremas faciales aceleran el envejecimiento

Europa estudia limitar o prohibir su uso

Las cremas antiarrugas compuestas de lo que se conoce comúnmente como ácidos frutales estarían en realidad preparando a la piel para un envejecimiento mucho más rápido, según una investigación de la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA). Esa es la razón de que la Comisión Europea esté planteándose limitar o prohibir la presencia de estos compuestos en ellas.
Los ácidos hidróxidos alfa (o AHA) actúan como exfoliantes y consiguen una piel rejuvenecida y fresca, como prometen los productos que llevan este compuesto. Sin embargo, tales compuestos químicos que van eliminando las capas exteriores de la epidermis hacen que las personas que los usan estén más expuestas a los rayos ultravioletas.
Según los expertos, los ácidos podrían aumentar el número de células dañadas, estimular las rojeces y quemaduras, y, además, favorecer la aparición de ampollas.
La Comisión Europea está considerando imponer un límite formal a la presencia de estos ácidos en los productos faciales y un etiquetado obligatorio que advierta de los contenidos y consecuencias de esos compuestos.