Los anticolinérgicos aumentan un 50% el riesgo de deterioro cognitivo grave

El consumo durante tres o más años de anticolinérgicos -bloqueadores del  neurotransmisor del sistema nervioso acetilcolina- aumenta en un 50% el riesgo de deterioro cognitivo grave. Así lo indica al menos el estudio de un grupo de investigadores de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) coordinado por Carol Coupland cuyo trabajo acaba de publicarse en JAMA Internal Medicine tras revisar los informes médicos de 58.769 pacientes con diagnóstico de demencia y 225.574 sin deterioro cognitivo. Hablamos pues de antidepresivos, antipsicóticos, antiparkinsonianos, antiepilépticos y fármacos contra la incontinencia urinaria aunque no así de los antihistamínicos y los fármacos gastrointestinales.

Es más, todo indica que al menos el 10% de los casos de deterioro cognitivo podrían haberlos causado esos fármacos. Y lo lamentable es que hablamos de medicinas que se recetan injustificada y alegremente a millones de ancianos, algo que sobre lo que ya alertó en su día el catedrático emérito de Farmacología de la Universidad de Cádiz Juan Gibert. Obviamente, sin éxito.