Los antioxidantes evitan la aparición de pólipos en el intestino grueso

Consumir antioxidantes -especialmente selenio- evita la aparición de pólipos adenomatosos -precursores de cáncer de colon en un 70-80% de los casos- en el intestino grueso. Lo demuestra que una suplementación nutricional tras la extirpación de pólipos en él reduce el riesgo de recidivas en un 40%. Aún más, entre los pólipos de alto riesgo lo evita en más del 80% de los casos. Tales han sido al menos las principales conclusiones de un estudio aleatorizado, doble ciego y multicéntrico desarrollado por investigadores italianos del Centro Nacional para la Investigación del Cáncer con un producto que llevaba selenio -concretamente una levadura de selenio patentada, zinc y vitaminas A, B6, C y E elaborado por Pharma Nord sobre el que la Jefa de la Unidad para la Prevención Secundaria e Investigación, la Dra. Luigina Bonelli diría: “Es especialmente significativo que el efecto persista más de 15 años después de que los pacientes dejaran de tomar los suplementos».
El trabajo fue presentado en la Conferencia sobre fronteras de la investigación en la prevención del cáncer que organizó la American Association for Cancer Research en Houston (EEUU) en diciembre de 2009 lo que demuestra que los oncólogos empiezan a entender la ventaja e importancia de los suplementos naturales.
«Se trata –agregaría-del primer estudio aleatorizado en el que se analiza la eficacia de un antioxidante como el selenio para evitar la proliferación de adenomas. Es evidente que estos resultados requieren la confirmación en base a un mayor número de estudios clínicos pero no cabe duda que ya suponen una conclusión interesante para pacientes con historia clínica de adenomas. El estudio ha sido muy significativo en este sentido y puede afirmarse que los antioxidantes reducen el riesgo de desarrollar adenomas de alto riesgo”