Los gusanos curan heridas externas mejor que los antibióticos

 

Los gusanos pueden ser un tratamiento para las heridas externas más eficaz y rápido que los antibióticos. A pesar de las reticencias de los pacientes, médicos británicos han comprobado que este tratamiento usado ya en el siglo XIX es más adecuado que los fármacos en las personas con problemas de cicatrización.
Los gusanos limpian las heridas al consumir el pus, las bacterias y la carne en proceso de descomposición. Aunque el tratamiento parezca desagradable, los médicos del Hospital de West Cumbria han observado que las enzimas que segregan estos animales combaten las bacterias y no dañan los tejidos sanos.
El descubrimiento, que empuja al retorno a los procedimientos larvarios tradicionales, supone una alternativa para combatir a las bacterias, inmunizadas a los antibióticos.
Los expertos han constatado no sólo que es efectivo en todos los casos sino además que las ulceraciones sanan mucho más deprisa con gusanos: los pacientes tratados con antibióticos tardan al menos un mes más en curarse.
El procedimiento es la solución perfecta para las personas con diabetes o problemas circulatorios que dificultan el cierre de las heridas.