Los humanos tenemos más genes que los gusanos pero menos que algunas plantas

Otro mito que se derrumba

Cuando en febrero del 2001 se publicó el primer “mapa” del genoma humano la empresa privada que lo “descifró” anunció que los humanos tenemos más de 30.000 genes… pero ahora nos dicen que en realidad tenemos uno 20.000, es decir, algo más que el gusano Caenorhabditis elegans pero menos que la planta Arabidopsis Thaliana. Eso sí, para “tranquilizarnos” –es decir, para que quede claro que somos superiores a las plantas y a los animales se agrega que lo importante no es la cantidad sino el “tipo” de genes, cuándo aparecieron los mismos en cada especie, cómo funcionan –sobre todo, cómo se duplican- y de qué manera se interrelacionan. Pero especialmente importante es cómo cada gen construye las proteínas mediante cortes y empalmes de las unidades de ADN.
También han descubierto que los trozos de lo que consideraron “ADN basura” han resultado ser los genes reguladores que nos confieren las diferencias reales con los demás mamíferos ya que son los encargados de llevar a cabo las billones de combinaciones posibles que dan lugar a la creación de las proteínas.
En suma, más vale que por el momento nos tomemos a título de inventario todo lo que se afirma haber descubierto sobre el genoma porque la verdad es que la inmensa mayoría de lo que se anuncia es puro marketing para que se siga invirtiendo en las empresas que trabajan en ese ámbito. De hecho, ningún investigador serio espera que se logre terapia genética útil antes de 20 o 30 años (siendo muy optimistas). Un simple ejemplo de dónde estamos aún: los científicos llevaban tiempo apostando en Internet sobre el número de genes que tiene el ser humano y muchos proponían la cifra de 100.000. El propio Francis Collins, director del Instituto Nacional del Genoma Humano de Estados Unidos, estimaba que eran unos 48.000. Bueno, pues hoy se habla ya de sólo 19.599.
Sin comentarios.