Los jóvenes que conducen bebidos son más propensos a la violencia

 

Expertos de la Universidad de Oulu (Finlandia) han realizado un estudio que relaciona la conducción bajo los efectos del alcohol con la violencia y la aparición de enfermedades mentales. Según los investigadores esta relación es más estrecha cuanto más joven sea la persona que conduce bebida.
Tras el estudio de todas las personas nacidas en 1966 en el norte de Finlandia con pasado delictivo por conducción bajo los efectos del alcohol, el equipo del Dr. Pirkko Rasanen comprobó que el 42,9% de esas personas que ahora padecían enfermedades mentales o habían cometido un crimen habían sido multados por conducir bebidos antes de los 18 años.
Según los expertos, existe una gran relación entre el abuso del alcohol y las enfermedades mentales. En algunos casos, este consumo excesivo es considerado como una enfermedad mental. Asimismo, de acuerdo con los datos policiales obtenidos existe una estrecha relación entre el consumo de alcohol y los incidentes violentos.