Las velas pueden dañar la salud

Pueden soltar partículas de plomo, mercurio y otras toxinas

Quemar velas -en especial las de larga duración y las perfumadas- puede provocar la emisión en el aire de partículas de plomo, mercurio y otras toxinas peligrosas para la salud según un reciente anuncio de la Asociación Americana del Pulmón.
A menudo, las velas perfumadas tienen mechas recubiertas de metal que contienen plomo o una mezcla de éste. Las partículas pueden flotar en el aire durante largos períodos de tiempo hasta que se asientan en los muebles o alfombras, donde pueden ser tocadas o ingeridas por niños, adultos o mascotas.
En grandes cantidades, las emisiones pueden dañar los sistemas nervioso y circulatorio así como el corazón. La Asociación Americana del Pulmón recomienda que al comprar una vela se compruebe si está compuesta con metal. También es aconsejable que esté hecha sin aditivos, como las velas de cera de abeja. Las velas deben además situarse en sitios donde no les dé el viento para evitar la dispersión de las toxinas.