PSOE, IU, BNG, Los Verdes y la ex presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, apoyan a los consumidores del Bio-Bac

Apoyan la necesaria liberalización del producto

El Partido Socialista, Izquierda Unida y el Bloque Nacionalista Gallego han presentado en el Congreso de los Diputados distintas proposiciones no de Ley en las que instan al Ministerio de Sanidad y Consumo a permitir el uso compasivo del Bio-Bac o su comercialización como complemento dietético.
El primero en hacerlo fue el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida en cuyo texto -registrado en el Congreso el 29 de abril- se podía leer:“El Congreso de los Diputados insta al Ministerio de Sanidad y Consumo a liberar todas las unidades incautadas del Bio-Bac para distribuirlas bajo el control sanitario de ese ministerio como producto de uso compasivo entre los pacientes que ya lo estaban tomando antes de su retirada”.
Apenas seis días después y a través del Grupo Mixto, el Bloque Nacionalista Gallego presentaba otra proposición en la que instaba al Gobierno a “impulsar urgentemente las gestiones tendentes a alcanzar un acuerdo con los afectados que suponga el levantamiento de la incautación que en este momento afecta al producto Bio-Bac y permita de forma urgente el acceso al mismo de sus antiguos consumidores”. Además, en el documento registrado por esta formación se pide al Gobierno “impulsar urgentemente los estudios y ensayos clínicos necesarios que permitan certificar las supuestas propiedades benefactoras para la salud del FR-91, conocido como Bio-Bac, y oficialicen su comercialización”.
Al día siguiente, el 6 de mayo pasado, sería el Grupo Parlamentario Socialista del Congreso quien presentara otra proposición no de Ley en la que el PSOE pide al Gobierno que solucione de inmediato la situación dramática por la que están atravesando los afectados por la retirada del Bio-Bac y solicita que se estudien alternativas que agilicen los trámites para su comercialización. La propuesta socialista dice textualmente: “El Grupo Parlamentario Socialista insta al Gobierno a iniciar con urgencia los estudios pertinentes para valorar la viabilidad de que el producto Bio-Bac sea considerado como complemento alimenticio u otra opción similar (alimento dietético para usos médicos especiales, etc.) que permita a los afectados resolver la situación de preocupación por la que están atravesando”.
Por su parte, Los Verdes también han querido mostrar su solidaridad con los afectados del Bio-Bac. De hecho, tras reunirse con los miembros de laAsociación de Consumidores de Bio-Bac que llevan encerrados varias semanas en la Iglesia Nuestra Señora de las Maravillas de Madrid, dos de los representantes de esta formación piden a la juez encargada del caso, Patricia Búa, que de orden de liberar el producto para su venta en parafarmacias como producto dietético “al haberse comprobado que es inocuo y que, en último extremo, el efecto placebo del mismo es beneficioso para los enfermos”.
Quien también ha mostrado su apoyo a los afectados por la retirada del Bio-Bac encerrados en la Iglesia de las Maravillas es Esperanza Aguirre, ex presidenta del Senado y candidata del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Aguirre no sólo se reunió con los encerrados y con los familiares que apoyan su protesta desde el exterior del templo sino que, además, no dudó en estampar su firma respaldando la campaña que los consumidores pusieron en marcha tras la retirada del producto. Es más, en plena campaña electoral Esperanza Aguirre manifestó a este colectivo su compromiso para mediar ante la ministra de Sanidad y Consumo, su correligionaria y amiga Ana Pastor para que desbloquee la situación del Bio-Bac y pueda ser finalmente comercializado al menos como complemento dietético.