Salud: jaque mate a la investigación independiente

 

La gran industria farmacéutica ha dado jaque mate en Europa a la investigación independiente con la aprobación de la reciente directiva comunitaria que regula los estudios clínicos y el decreto con el que el Gobierno socialista español –el PSOE es dócil a las multinacionales al igual que el Partido Popular- se ha adaptado a tal norma. Y es que se exigen requisitos inasumibles para los investigadores independientes y las sociedades científicas dado su elevado coste. Ha bastado aumentar los trámites burocráticos, exigir mayor estructura de personal y obligar a las empresas a contratar seguros multimillonarios para cubrir riesgos. Las multinacionales se aseguran así el monopolio de los ensayos clínicos. Se trata, en suma, de una legislación hecha a medida de la industria farmacéutica -responsable en España del 80% de la investigación en biomedicina- para que se quede con el negocio. De hecho el 83% de los ensayos clínicos que aprobó el pasado año la Agencia Española del Medicamento correspondían al desarrollo de nuevos fármacos comercializados por laboratorios y sólo un 17% correspondía a médicos y sociedades científicas. En suma, predominaba el ánimo de lucro.
No hay duda alguna: puede decirse que la práctica totalidad de los partidos políticos en Europa no son ya independientes. Están también sometidos a la industria farmacéutica.