Sanidad pone a disposición de la multinacional Pfizer instalaciones y personal

Para investigar en el ámbito de la inmunología, la virología, la oncología y la inflamación

La ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, presidió a finales del pasado mes de diciembre la firma de un convenio de “colaboración” entre el Instituto de Salud Carlos III, el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la multinacional Pfizer cuyo objetivo es “el descubrimiento y la evaluación de nuevos agentes y mecanismos para el tratamiento de enfermedades en los campos de la Inmunología, la Virología, la Oncología y la Inflamación”. A tal efecto, el Instituto de Salud Carlos III se encargará de la coordinación científica del proyecto mientras el CSIC aportará las instalaciones, el equipo y el personal adecuado. El convenio tiene una duración de cinco años y en su ejecución trabajarán 31 investigadores bajo la dirección del doctor Carlos Martínez, jefe del Departamento de Inmunología y Oncología del Centro Nacional de Biotecnología.
Pfizer, por su parte, abonará al Instituto tres millones trescientos mil euros anuales como aportación para financiar los costes de personal de los 31 trabajadores así como para el coste de materiales y otros gastos, y otros 18.000 € anuales en concepto de gastos de coordinación científica y control del destino de los fondos.
El convenio señala que si hay resultados positivos que sean patentables la titularidad de los derechos de patente relativos a las invenciones que pudieran derivarse corresponderán al CSIC… pero éste concede a Pfizer una licencia no exclusiva, irrevocable, de alcance mundial y no sujeta al pago de cánones que incluye el derecho a conceder sublicencias a las compañías asociadas del Grupo Pfizer para elaborar y utilizar información confidencial del CSIC, la tecnología del programa y los derechos de patente con fines de investigación distintos de la venta o fabricación para la venta de productos o procesos, a excepción de aquellos resultados patentados por el CSIC en los que previamente Pfizer hubiese manifestado por escrito no tener interés.
Increíble. Exigimos de nuevo el cese de la ministra de Sanidad y Consumo. Ya basta.