¿Se pueden revertir los daños del Parkinson?

 

Un equipo de investigadores dirigido por el Dr. Steven Gill, neurocirujano del Hospital Frenchay de Bristol (Inglaterra), cree haber descubierto un medio de revertir el deterioro del cerebro y recuperar el movimiento en los pacientes de Parkinson. El método, que consiste en bombear hasta el cerebro del enfermo un factor de crecimiento llamado "factor neurotrófico derivado de las células gliales", se ha aplicado ya a cinco pacientes que presentan tan notables mejoras en sus síntomas que hoy no tienen prácticamente dificultades para hablar, andar y reírse. Es la primera vez que se consigue tal mejoría en enfermedades neurológicas crónicas gracias a la inyección de un factor de crecimiento.
La enfermedad de Parkinson está causada por el deterioro progresivo de las células nerviosas de la zona del cerebro que controla el movimiento. Los síntomas van desde una ralentización de los movimientos hasta la rigidez de los miembros y temblores. Los pacientes pueden presentar un claro deterioro del andar, depresión y dificultades para pensar. Y aunque el tratamiento con levodopa puede hacer que el paciente recupere prácticamente el movimiento si se ataca la enfermedad en sus primeras fases, el tratamiento va perdiendo poco a poco su eficacia.
El nuevo procedimiento consiste en implantar unos catéteres hasta la parte del cerebro que controla el movimiento y que en los pacientes de Parkinson produce poca dopamina. A su vez, esos catéteres se conectan a unas bombas que envían un flujo continuo del factor del crecimiento al cerebro.
Los investigadores han insistido mucho en que el tratamiento está aún en las primeras fases y que habrá que hacer muchas pruebas antes de saber si se puede aplicar a más pacientes con total seguridad y eficacia. Si los resultados fueran positivos su aplicación general podría comenzar de aquí a cuatro o cinco años.