Secuencian los genomas de 209 variedades del virus de la gripe

Siguen buscando -sin lograrlo- una vacuna eficaz

Un equipo del Instituto para la Investigación Genómica (TIGR) coordinado por Elodie Ghedin -Directora del Laboratorio de Genómica Viral del mismo- ha conseguido secuenciar los genomas de las 209 variedades del virus de la gripe que se conocen lo que –dicen- permitirá conocer su evolución en el pasado y cómo hacerse una idea de sus patrones de transmisión entre hombres y animales así como prever sus posibles mutaciones en el futuro.
Los propios expertos admiten que como el virus de la gripe muta constantemente la vacuna de un año es inútil el siguiente por lo que es un equipo de expertos el que se encarga en febrero del año anterior de decidir qué cepas se utilizarán en la siguiente campaña de vacunación. Por tanto, vacunarse de la gripe es en realidad como jugar a la lotería. En otras palabras, las vacunas para la gripe normalmente no sirven más que para engordar las cuentas de las multinacionales que las fabrican, no para prevenir el contagio. Y basta hablar con quienes se han vacunado en años anteriores para corroborarlo. Claro que la coartada es perfecta: siempre puede alegarse que no ha habido suerte en la elección de las cepas, que en otros sí ha funcionado… o que el virus ha vuelto a mutar. Y como la gente en general es de una ingenuidad pasmosa se lo cree porque además la mayoría de los periodistas, ignorantes en temas de salud y mayoritariamente carentes de capacidad crítica, hacen el caldo gordo desde sus medios a quienes ya venden fármacos para todo.
Quizás por eso uno de los autores de este trabajo –publicado en Nature- Steven L. Salzberg, director del Centro de Bioinformática y Biología Molecular de la Universidad de Maryland, asegura ahora que con esta secuenciación será más fácil saber qué cepas están circulando, cuáles son más peligrosas y tener datos más fiables para “predecir qué tipos de virus predominarán la temporada siguiente» y elegir la vacuna adecuada.
Vale, pues el día en que nos garanticen haber logrado una vacuna realmente eficaz para la próxima gripe –lo que a día de hoy no ha ocurrido jamás- hablaremos. De momento nosotros nos negamos a vacunarnos porque toda vacuna tiene riesgos.