Una crema para la piel podría salvar vidas

Para las personas afectadas de esquistosomiasis

Las personas afectadas de esquistosomiasis –enfermedad también llamada bilharzia y que afecta a 200 millones de personas en 74 países- podrán utilizar a partir de ahora una sencilla crema desarrollada por un equipo de científicos dirigido por el profesor Phil Whitfield, del King’s College de Londres. La infección se produce cuando la piel se expone al agua contaminada por unos caracoles que transmiten un parásito: el esquistosoma. Esos parásitos penetran a través de la piel, bajo la que crecen y se desarrollan hasta convertirse en larvas que luego pasan a los vasos sanguíneos de la vejiga o del intestino donde ponen sus huevos, parte de los cuales pueden pasar a la orina o a las heces, con lo que se reinicia el ciclo de contaminación del agua.
Una vez infectadas las personas sufren en pocos días fiebre con temblores, tos y dolor muscular. La infección puede recidivar, en cuyo caso las personas afectadas sufren alteraciones del hígado, intestinos, pulmones, vejiga e, incluso, del cerebro o la médula espinal.
Aunque hoy día existe un medicamento eficaz contra la enfermedad no evita que los afectados se vuelvan a infectar. Con esta crema, barata y fácil de fabricar que actúa como barrera, se evita que las larvas puedan penetrar a través de la piel e infectar e, incluso, matar a las personas.
Según el profesor Whitfield, «la pomada impide la penetración de un 95% de los parásitos bastando una sola aplicación para estar protegido 48 horas.”
Para la Dra. Ann Bartlett, una de las investigadoras del equipo, este descubrimiento es “un paso importante para luchar contra la bilharzia” si bien aclara que “la crema no es curativa por lo que se debe utilizar en combinación con otras medidas como medicamentos y programas de depuración del agua”, que es el principal factor en la transmisión de la enfermedad.
Más información en: King’s College London: +44 20 7836 5454.