Uno de cada siete implantes de pecho tiene complicaciones

Los de silicona, los menos peligrosos

El propio Gobierno británico asegura en un folleto informativo que acaba de sacar que una de cada siete mujeres que se someten a implantes de pecho tienen problemas tras la operación. Una de cada siete perdió sensibilidad en los pezones y a una de cada veinte le quedó una cicatriz grande y dolorosa.
La información se refiere a cuatro tipos de implantes para el pecho, disponibles en Gran Bretaña: gel de silicona, hidrogel, solución pirolidina polivinílica (PVP) y suero salino.
En el folleto se especifica que los implantes salinos son los más propensos a romperse y desinflarse, y los de hidrogel y los de PVP los que más se encogen o agrandan.
Los expertos consideran a los de silicona los más seguros.