El silicio orgánico de 5ª generación y su incontestable utilidad terapéutica

Sumarios:

Loïc Le Ribault, insigne científico francés que fuera perseguido y encarcelado por dar a conocer las propiedades terapéuticas del Silicio Orgánico G5, falleció en 2007 a los 60 años. Sin duda porque el injusto trato recibido le sumió en una depresión que finalmente le conduciría a la desesperación, la enfermedad y la muerte. Sin embargo aportó valiosos descubrimientos a la Humanidad y un producto inocuo y seguro con el que hoy se tratan con éxito dolencias tan dispares como la artrosis, la hipertensión o el cáncer.

Sumarios:

Debido al empobrecimiento de los suelos de cultivo hoy recibimos con los alimentos hasta 10 veces menos silicio del que estamos capacitados para absorber por lo que a medida que envejecemos el organismo termina teniendo déficit del mismo.

El Silicio Orgánico de 5ª Generación (OS5) ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la artrosis degenerativa, la artritis reumatoide y todas las enfermedades reumáticas que afectan a las articulaciones disminuyendo el dolor y la inflamación y logrando una gradual regeneración del cartílago con la consiguiente mejora de la movilidad y funcionalidad de las articulaciones afectadas.

El Silicio Orgánico de 5ª Generación (OS5) es completamente asimilable por el organismo, hipoalergénico, carente de toxicidad incluso tras ingerirlo durante años, no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones, es compatible con cualquier otra terapia y hasta lo pueden tomar las mujeres embarazadas y los bebés.

El Silicio Orgánico de 5ª Generación (OS5) fortalece el sistema inmune al mejorar la fagocitosis y la producción de linfocitos y protege al organismo de los nocivos efectos de los radicales libres y de la oxidación.

El Silicio Orgánico de 5ª Generación (OS5) evita los procesos degenerativos de los tejidos, acelera la consolidación de fracturas óseas, elimina la psoriasis, acelera la cicatrización, contribuye a la protección y elasticidad de la piel, y mejora la calidad de uñas, cabellos y dientes.

Este reportaje aparece en
98
Octubre 2007
Ver número