Discovery Dsalud Televisión

por José Antonio Campoy

DISCOVERY DSALUD TELEVISIÓN es ya una realidad. Tal como en su día prometimos -aunque con más retraso del previsto- nuestra revista ha puesto en marcha su propia “web televisión” con una idea sencilla pero compleja de desarrollar: la elaboración de reportajes audiovisuales en los que daremos cuenta de los principales contenidos de la revista. Inicialmente procuraremos hacernos eco de aquellos temas de mayor impacto social a fin de que se difundan masivamente. Somos bien conscientes de que en nuestra sociedad actual priman la rapidez y los mensajes breves así que nuestra principal dificultad la tendremos en concentrar tanta información en audiovisuales cortos pues queremos que duren entre 5 y 12 minutos. Eso sí, tras cada uno de ellos pondremos los enlaces o links que dirigirán a los espectadores que deseen ampliar la información a los artículos de la revista que sobre ese tema hayamos publicado y que aparecen recogidos en nuestra web (www.dsalud.com). El primero lo subimos a la red a primeros de diciembre y lo dedicamos a la vacuna de la gripe común de este año porque en esos momentos casi un millón de españoles ya había apostado por inoculársela y entendimos que los demás tenían derecho a tener información no manipulada antes de tomar una decisión. Titulado La verdad sobre la vacuna de la gripe denuncia de forma documentada que está aún por demostrar que la vacuna sea eficaz y, sobre todo, segura. De hecho son los propios laboratorios los que en sus prospectos advierten de la existencia de posibles efectos secundarios. Unos simplemente “molestos” pero otros realmente graves. Desde trastornos neurológicos -como encefalomielitis, neuritis o el síndrome de Guillain-Barré (que puede conducir a la parálisis o la muerte) hasta trastornos en la sangre y el sistema linfático, trastornos del sistema inmune, trastornos de la piel y del tejido subcutáneo o trastornos del sistema nervioso como neuralgia, parestesia y convulsiones febriles. El reportaje denuncia asimismo que estavacuna antigripal inactivada trivalente se ha evaluado además sólo en adultos pero no en niños ni en embarazadas. Aunque lo realmente grave es que la evaluación de “seguridad” se hizo controlando a los vacunados ¡sólo 3 días! Luego, ¿cómo es posible que las autoridades sanitarias animen a la población sana a ponerse una vacuna cuya inoculación puede causar daños graves e incluso la muerte… para evitar simplemente pasarse tres o cuatro días con fiebre y malestar pero sin riesgo añadido alguno?  El segundo que decidimos hacer fue el de SIDA: la farsa continúa porque el pasado 1 de diciembre se celebró el Día Mundial del SIDA y nos parecióintolerable comprobar cómo se sigue mintiendo con impunidad a la gente. Se trata de un video en el que entre otras muchas cosasexplicamos quela afirmación de que existe un virus llamado VIH que causa una enfermedad conocida como SIDA detectable con tests que puede combatirse con antirretrovirales es pura falacia. Nadie ha demostrado nada de eso científicamente. Como nuestros lectores habituales saben jamás se ha demostrado siquiera la existencia del VIH. Jamás tal virus ha sido aislado, purificado y secuenciado por lo que es imposible que se hayan podido obtener proteínas virales que puedan ser utilizadas como antígenos específicos. Y si no se pueden obtener proteínas virales no se pueden realizar tests de infección. Y si no se pueden obtener tests de infección no se puede etiquetar a nadie como seropositivo y condenarle al consumo de antirretrovirales. De hecho hoy sabemos que los datos destinados a sustentar la ficción de que el VIH existe y es la causa de una enfermedad llamada SIDA fueron manipuladospor Robert Gallo, uno de los padres de la versión oficial. Discovery DSALUD publicó hace ya tiempo las pruebas que demuestran que los artículos aparecidos en Science en marzo de 1984 y que se consideran los “artículos de referencia” sobre la existencia del virus fueron manipulados para falsear la realidad. Es más, el considerado “codescubridor del virus”, el premio Nobel Luc Montagnier, reconoció ya en 1997 que él no había purificado el virus y creía que Gallo tampoco. Y posteriormente reconoció que el SIDA no puede explicarse sólo por el VIH. Y que basta tener las defensas altas para no contagiarse. En suma, la verdad y lo que oficialmente sostienen los laboratorios que venden los inútiles y peligrosos fármacos antirretrovirales es muy distinta.
Son sólo los dos primeros pero van a seguir muchos más. Pedimos por ello a nuestros lectores que los visualicen y si creen que otras personas tienen derecho a poseer esa información se la hagan llegar a sus amigos y familiares. La de informar y concienciar a quienes tienen menos datos que nosotros es una labor que nos incumbe a todos.