¡Número 150!

por José Antonio Campoy

Discovery DSALUD llega a su número 150. Han pasado pues trece años y medio desde que apareciera en enero de 1999. Y qué duda cabe de que hemos recorrido un largo camino en compañía de varias decenas de miles de lectores que en este tiempo, tanto a través de la revista impresa como de la web –www.dsalud.com– se han ido convirtiendo no ya en lectores asiduos sino –muchos de ellos– en amigos. De ahí que les demos públicamente las gracias. Sin ellos no habríamos podido realizar nuestra labor. Ni sin la colaboración de numerosos médicos, biólogos, genetistas, químicos, farmacéuticos, ingenieros, geólogos, físicos, matemáticos, psicólogos, enfermeros, naturópatas, fisioterapeutas, abogados y periodistas… entre otros muchos otros profesionales de muy distintos ámbitos con cuya ayuda hemos contado. Damos asimismo las gracias a quienes apostaron por nosotros –no solo en España sino en todo el mundo– y aceptaron formar parte de nuestro espléndido Consejo Asesor. Y ¡cómo no! al medio centenar de conferenciantes que en estos años acudieron a nuestros congresos no ya sin cobrar un solo céntimo por sus ponencias sino pagándose encima de su propio bolsillo el viaje. Algo muy a valorar teniendo en cuenta que han venido no ya desde toda España –que también– sino desde la India, Estados Unidos, México, Venezuela, Ecuador, Uruguay, Ucrania, Suecia, Alemania, Bélgica, Hungría, Italia, Grecia o Francia. Hablamos de Marco Pfister, Juan Prada Bécares, Aleksandra Niedzwiecki, José Olalde, Salvador Capistrán, Hans Peter Weber, José Ramón Llorente, Bernardo Udaquiola, Jaroslav Nowicky, Edwin Cevallos, Panos T. Pappas, Eduardo Sanz, Jorge Carvajal, Fermín Moriano, Jacques Henri Mula, Laurent Schidler, Peter von Buengner, Luis Bertelli, Gottfried Cornelissen, William Charles Nelson, Eduardo Anitua Aldecoa, Enrique Meléndez-Hevia, Vicente Domínguez Hernández, Ramón Castany, Mary Staggs, David Rodríguez Souto, Esther del Río, Claude Lagarde, Diego Jacques, Raymond Hilu, José Ramón Llorente, Carlos Nogueira, Henrik Blomgren, Donald Allard, Ramón Cacabelos, Sonia Mayra Pérez Tapia, Avelino Gutiérrez, Hulda Clark, Natalia Eres, Coral Mateo, Taher Abbas, Gottfried Cornelissen, Ángel Borruel, Miguel Ángel Ibáñez, Prasanta y Pratip Banerji, Tulio Simoncini, Isaac Goiz, Juan Carlos Pérez Olmedo y Alberto Martí Bosch. Porque como nuestros lectores recordarán hemos organizado tres congresos dedicados en exclusiva al cáncer –en 2005, 2007 y 2009– bajo el lema Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer y un cuarto que con el título I Congreso Internacional sobre Medicina de Vanguardia se celebró en 2006. Todos ellos con asistencias masivas –alrededor del millar de personas, en algunos casos más– gracias a unos precios ridículos para lo que es normal en actos de este tipo, máxime teniendo en cuenta que en ningún caso recibimos un solo euro de ayuda económica –ni de otro tipo– por parte de organismo o empresa alguna. Ni de instituciones públicas, ni privadas. Todos los gastos de organización corrieron siempre a cargo de Ediciones MK3, editora de Discovery DSALUD, que tuvo incluso que asumir en una ocasión pérdidas. Porque ni siquiera a quienes pidieron exponer lo que hacían en las salas adyacentes se les cargó un céntimo más de lo que el propio palacio de congresos cobraba por ello. Es más, ni siquiera tuvimos apoyo mediático por parte de las grandes cadenas de televisión, radio y prensa que optaron por silenciar sus celebraciones para no “molestar” a quienes realmente los controlan desde la sombra. Bueno, contamos con el apoyo moral de la World Association for Cancer Research (Asociación Mundial para la Investigación del Cáncer), entidad sin ánimo de lucro oficialmente constituida en febrero de 2007 y que como se sabe me honro en presidir nacida para intentar acabar con el monopolio de la información y de los agresivos e injustificados tratamientos oncológicos que, sin embargo, ha recibido en aportaciones en todos estos años sólo ¡4.700 euros! (sin contar los 7.000 aportados por Ediciones MK3). Y es que ni una sola entidad o empresa –privada o pública– ha apoyado económicamente la iniciativa. Eso sí, luego recibimos miles de emails y cartas cada año con sugerencias pidiéndonos que hagamos esto o aquello. Muy gratificante. A pesar de lo cual seguimos adelante y pusimos en marcha el servicio informativo gratuito y sin carácter comercial MEDNEWS –al que están ya apuntados varios miles de personas– y Discovery DSALUD Television que ya tiene subidos a la web 45 videos y prepara muchos otros. Asimismo editamos la obra Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo que en sus dos tomos recoge la información más completa existente en el mundo sobre tales posibilidades y que ningún enfermo ni médico –oncólogo o no– debería dejar de leer. No va pues a arredrarnos ni la escasa concienciación de la sociedad ni la evidente falta de apoyos. Seguiremos mientras tengamos fuerzas y, luego, nos iremos. Seguramente entonces alguien nos echará de menos.