Demandas y querellas por la campaña contra la Medicina Natural

La bochornosa campaña gubernamental contra lo que los ministros socialistas de Sanidad, Consumo y Bienestar Social –María Luisa Carcedo- y Ciencia, Innovación y Universidades –Pedro Duque- llaman “pseudoterapias” y “pseudociencias” empieza a tener respuesta allí donde puede hacerse dado que la sociedad no puede contar hoy con la independencia, objetividad, ecuanimidad y principios éticos que deberían regir las actuaciones de los grandes medios de comunicación: los tribunales de Justicia. Lamentable campaña que a finales de febrero se ampliaba con una nueva iniciativa bautizada como #CoNprueba desarrollada con la excusa de que es necesario ofrecer al público “información veraz y accesible” -es decir, la «verdad oficial- y se enmarca en el llamado Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. Plan en el que juegan un papel fundamental el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos Serafín Romero –quien no está en ese cargo por razones profesionales, académicas o científicas- y la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud que tras analizar en apenas unas semanas 139 técnicas terapéuticas se encontró con que al menos 66 aparecen en revistas científicas y eso que solo buscaron lo publicado entre 2012 y 2018. Pues bien, la Fundación de Terapias Naturales  y la Asociación de Consumidores ACUS denunciaron en febrero ante la Fiscalía General del Estado a la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) por calumnias, injurias, coacciones, denuncias falsas y delito contra los consumidores. Y lo mismo ha hecho la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT) por injurias y calumnias así como por un posible delito de odio ante el pseudo-informe hecho por la APEPT según el cual las «pseudoterapias» causan entre 1.210 y 1.460 muertes al año en España; es más, está estudiando la presentación de otra querella contra el vicepresidente de la APETP, Emilio Molina, por calificarles de “secta peligrosa”. La Asociación Española de Médicos Integrativos (AESMI) que preside el Dr. Juan Carlos Crespo de la Rosa ha emitido por su parte un comunicado titulado El conocimiento esotérico de los ministros de Sanidad y Ciencia del Gobierno de Pedro Sánchez cuyo ilustrativo antetítulo es el de Los Ángeles de Atlantis, la ministra Carcedo y el ministro Duque en el que se mofan abiertamente de los «profundos conocimientos del mundo esotérico» de ambos ministros. «¿Es acaso ese -se preguntan al hablar de sus conclusiones sobre las «pseudoterapias»- un trabajo digno de los ministerios de Salud y Ciencia del gobierno de España? Un alumno de la ESO hubiese tenido mayor rigor al realizar ese trabajo. Es evidente que en todo el procedimiento existía mucha prisa, tanta que dejaron a un lado un mínimo de rigor y profesionalidad. Arriesgaron mucho confiando en que su cargo y su poder les eximiría de responsabilidades (…) Los médicos que nos dedicamos a la Medicina Integrativa, que incorporamos tratamientos complementarios con probada eficacia científica a nuestra práctica médica habitual y que no entendemos las motivaciones del Gobierno de Sánchez para ejecutar con tanta intensidad una campaña mal construida, confusa y plagada de mentiras en contra de las directrices europeas que regulan las medicinas complementarias nos preguntamos qué les motiva realmente». Podríamos también hablar de las numerosas demandas judiciales interpuestas en los tribunales contra los «periodistas» que participan en tan vergonzosa campaña pero son demasiadas, no caben en este breve editorial y además preferimos esperar a que se pronuncien jueces y magistrados. Cabe añadir que el hartazgo de la sociedad con el sistema sanitario ha llevado a siete afectadas por el fármaco Agreal a acusar en los tribunales por estafa, cohecho, falso testimonio, falsedad en la narración de los hechos, tráfico de influencias y delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales al catedrático y Rector de la Universidad de Valencia Esteban Morcillo Sánchez y a la Real Academia de Medicina y ciencias afines de la Comunidad Valenciana. Por otra parte, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha sido formalmente requerida a declarar nula la alerta sanitaria que emitió en 2010 sobre el clorito de sodio -más conocido como MMS- advirtiéndose a su actual directora, María Jesús Lamas Díaz, que de no hacerlo se iniciarán acciones judiciales; la exigencia es de Josep Pàmies -creador de la Asociación Dulce Revolución- y del investigador Andreas Kalcker -uno de los más estrechos colaboradores de Jim V. Humble, el investigador que desarrolló el MMS. El lector tiene amplia información sobre todo esto en el presente número. La lucha, en suma, empieza a pasar de los medios de comunicación a los tribunales.

José Antonio Campoy
Director