Aripiprazol, “eficaz” en el tratamiento de una enfermedad inexistente

  El Aripiprazol –fármaco comercializado como Abilify por la multinacional Bristol Myers Squibb- es un agente antipsicótico derivado de la quinolinona cuyo mecanismo de acción –como el de los demás antipsicóticos- se desconoce que se receta en casos de esquizofrenia y que ahora se nos dice también sirve como “tratamiento seguro y eficaz” en los pacientes con ”trastorno de personalidad borderline”. Según un estudio efectuado por el Dr. Marius K. Nickel –de la Universidad de Regensburg (Alemania)- que publica el American Journal of Psychiatry logra unas mejorías significas respecto a los integrantes del grupo que tomó placebo en “numerosos síntomas”, entre ellos la depresión, la ansiedad y la irascibilidad. Agregando que logra a menudo mejor calidad de vida y “una reducción de los problemas interpersonales”.
Pero, ¿qué es el ”trastorno de personalidad borderline”? Pues se considera un tipo de “enfermedad mental” que se caracteriza porque “el paciente tiene dificultades para interactuar con los demás”. En suma, otra enfermedad inexistente inventada sólo para vender fármacos con la complicidad –consciente o inconsciente- de los psiquiatras.