Avances en un posible tratamiento de la retinopatía diabética

Un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Maryland -el trabajo se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences– ha constatado in vitro y en animales que el bloqueo de dos proteínas de crecimiento de los vasos sanguíneos de la retina podría ayudar en los casos de retinopatía diabética, problema que afecta a gran número de diabéticos. Hasta ahora se bloqueaba el llamado Factor de Crecimiento Liberado (VEGF por sus siglas en inglés) con fármacos  como el bevacizumab, el ranibizumab y el aflibercept que ralentizan la progresión de la enfermedad aunque no la previenen pero ahora se ha descubierto que el resultado es mucho mejor si además se bloquea otra proteína llamada angiopoyetina 4; de ahí que haya empezado a buscarse un fármaco que lo logre.

Como se sabe se llama retinopatía diabética al deterioro en los diabéticos de los vasos sanguíneos que irrigan la retina de los ojos lo que puede llevar a visión borrosa e incluso a la ceguera. El proceso empieza con la dilatación y ruptura de los pequeños vasos retinianos lo que hace que la sangre obstruya los capilares y arteriolas dificultando o impidiendo la llegada de oxígeno a los conos y bastones, células encargadas de la recepción de los estímulos luminosos. Eso hace que el ojo intente compensar el déficit de oxígeno creando nuevos vasos sanguíneos que al ser más frágiles se rompen también fácilmente. Un proceso que si se alarga lleva a la formación de tejido fibroso, hemorragias intraoculares, desprendimiento de retina y finalmente glaucoma.

Hasta aquí la noticia. Nosotros recordamos que en su día ya dimos a conocer que la benfotiamina -un derivado de la vitamina B1 o tiamina- podría prevenir la retinopatía diabética según constató un equipo de investigadores estadounidenses de la Facultad de Medicina Albert Einstein de Nueva York ya que estimula una enzima capaz de bloquear tres de los mecanismos moleculares que dan lugar a la patología. Lo singular es que la vitamina B1 se utiliza ya para tratar las neuropatías asociadas a la diabetes. Como asimismo publicamos que el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos del ojo se puede limitar con la ingesta de ácidos grasos omega 3 ya que ello reduce la producción de los mediadores inflamatorios neuroprotectinaD1, resolvinaD1 y resolvinaE1 e inhibe el factor de necrosis tumoral alfa.