La vitamina B3 reduce el riesgo de cáncer de piel no melanoma

La ingesta diaria de nicotinamida o vitamina B3, reduce un 23% el riesgo de padecer cáncer de piel no melanoma así como de queratosis actínica ya que aumenta la capacidad de las células dañadas por el sol para reparar el daño genético. Así lo ha constatado un equipo de investigación dirigido por Diona Damian en Sydney (Australia) que para comprobarlo siguió  a 386 personas de 66 años de media -dos tercios varones- que ya habían tenido al menos dos tipos de cáncer de piel no melanoma en los cinco años anteriores y estaban considerados como de alto riesgo a la mitad de las cuales se les dio 500 miligramos diarios y a la otra mitad un placebo. Se constató sin embargo que el efecto es dosis-dependiente y deja de tener efecto a los seis meses de dejar de ingerirla.