Comer y beber antes de volar en avión evita los efectos de la altura

 

Muchos pasajeros de líneas aéreas padecen molestias y complicaciones derivadas de la elevada altitud, una circunstancia que rebaja los niveles de oxígeno en la sangre y que puede desencadenar desmayos, mareos y hasta crisis cardiacas. Bien, pues un grupo de investigadores japoneses ha comprobado que consumir algún alimento y bebida antes del despegue ayuda a que la sangre circule más fácilmente una vez que el avión está en el aire.
La presión del interior de un avión que vuela a gran altura provoca la dilatación de las arterias, que requieren más oxígeno del habitual. Sin embargo, la cantidad de sangre que bombea el corazón sigue siendo la misma por lo que se produce un descenso importante de oxígeno en el organismo.