Descubren cómo evitar que la terapia con células madre provoque cáncer

Las células madre pluripotentes son aquellas que cultivadas en laboratorio pueden convertirse en células diferenciadas de todo tipo que luego se trasplantan en el paciente para regenerar tejidos u órganos dañados solo que en ocasiones su implantación da lugar a la formación inesperada e indeseada de teratomas, tumores que se forman cuando las células pluripotentes no han llegado a diferenciarse y aparecen intactas en la zona de trasplante. Pues bien, un equipo conjunto de la Universidad Sogang de Seúl (Corea) y la Universidad Nacional de Singapur coordinado por los doctores Hyuk-Jin Cha y Young-Tae Chang asegura haber hallado la manera de evitarlo: administrar antes del trasplante un colorante que solo absorben las células indiferenciadas lo que permite identificarlas y destruirlas sin afectar a las que sí se han diferenciado. Lo explican en un reciente trabajo publicado en ACS Central Science según el cual una vez las células indiferenciadas han absorbido el colorante se irradia toda la placa con luz con lo que éste produce especies reactivas de oxígeno que las destruye desde el interior.

Y funciona: lo han demostrado trasplantando cultivos de células madre pluripotentes así tratadas en ratones sin que ninguno desarrollara teratomas; lo que sí ocurrió entre los que recibieron cultivos celulares en los que no se aplicó este método.