El Nobel de Medicina, para dos expertos en células madre

El británico John B. Gurdon –de 79 años- y el japonés Shinya Yamanaka –de 50- han sido los ganadores del Premio Nobel de Medicina 2012 que anualmente otorga el Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) El primero por descubrir en 1962 que la especialización de las células es reversible y el segundo por descubrir 40 años después cómo células maduras intactas pueden convertirse en células madre. Descubrimiento que ha cambiado por completo la visión del desarrollo y especialización celular abriendo enormes posibilidades terapéuticas

Gurdon demostró hace ya 40 años que mediante transferencia nuclear o clonación una célula adulta puede convertirse en una célula pluripotente IPS que puede dar lugar a cualquier tipo de tejido. Y Yamanaka –en 2006- que se puede hacer eso mismo pero de manera más simple: insertando en la célula adulta cuatro genes que hacen que vuelva a su estadio primigenio de célula pluripotencial.
Lo que Gurdon hizo en 1962 es quitar el núcleo a un óvulo de rana y transferirle el de una célula del intestino de otra rana a fin de demostrar que la célula adulta -en este caso la del intestino- tiene la información necesaria para dar marcha atrás y convertirse luego en una célula distinta. Incluso dar lugar a un nuevo ser como demostró implantando ese óvulo en el útero de una rana que tuvo así renacuajos. Siendo en 1997 Ian Wilmut quien demostró -con la oveja Dolly– que la clonación también puede lograrse con mamíferos. Hoy día, sin embargo, se ha avanzado mucho y ya no se utilizan genes para reprogramar las células sino proteínas.