El dueño del antidiabético Mediator, investigado por homicidio involuntario

Durante 33 años Mediator –fármaco del laboratorio francés Servier- se comercializó en medio mundo para tratar la diabetes -también se recetaría como adelgazante alegando que disminuía el apetito- a pesar de que fueron muchas las voces que durante años advirtieron de que su peligrosidad no justificaba su consumo a lo que las autoridades sanitarias respondieron siempre que la balanza riesgo-beneficio era positiva. Pues bien, se terminaría retirando con la sorprendente alegación de que “tenía una eficacia modesta en el tratamiento de la diabetes”. En Estados Unidos se retiró del mercado en 1997 pero en España e Italia no desapareció de las farmacias ¡hasta 2005! En cuanto a Francia –simplemente porque el laboratorio es galo- siguió vendiéndose hasta noviembre del 2009. Una vergüenza. Así lo dio a conocer Discovery DSALUD en enero de 2011 explicando que la propia Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de Productos de Salud (AFSSAPS) reconocía que su consumo había causado la muerte de “como mínimo” 500 personas -sólo en Francia- y que al menos otras 3.500 tuvieron que ser hospitalizadas. Calculándose que además fue la causa de unas 1.750 intervenciones quirúrgicas cardíacas. ¿La causa principal? Provocaba lesiones en las válvulas del corazón.

Bueno, pues Jacques Servier -jefe de la empresa que lo comercializaba- está siendo formalmente investigado en el país galo por homicidio involuntario.
Como el ejemplo cunda muchos laboratorios van a estar en serios apuros. Lo singular es que mientras en medio mundo los afectados por ese producto han demandado ya al laboratorio para que al menos se les resarza económicamente en nuestro país la mayor parte de los consumidores que tuvieron problemas de salud a raíz de su ingesta permanecen callados. Y, por supuesto, ni los médicos ni nuestras autoridades sanitarias se han disculpado siquiera con ellos. Su soberbia se lo impide.