El “antidiabético” Mediator provocó solo en Francia 500 muertes y 3.500 hospitalizaciones

 

Durante 33 años Mediator –fármaco del laboratorio francés Servier- se comercializó en medio mundo para tratar la diabetes -también se recetaría como adelgazante alegando que disminuía el apetito- a pesar de que fueron muchas las voces que durante años advirtieron de que su peligrosidad no justificaba su consumo a lo que las autoridades sanitarias respondieron siempre que la balanza riesgo-beneficio era positiva. Pues bien, que mintieron –por enésima vez- lo demuestra que se terminaría retirando con la alegación precisamente de que “tenía una eficacia modesta en el tratamiento de la diabetes”. En Estados Unidos se retiró del mercado en 1997 pero en España e Italia no desapareció de las farmacias ¡hasta el 2005! En cuanto a Francia –simplemente porque el laboratorio es galo- siguió vendiéndose hasta noviembre del 2009. Una vergüenza. Especialmente porque la propia Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de Productos de Salud (AFSSAPS) acaba de reconocer ahora que su consumo causó la muerte de “como mínimo” 500 personas -sólo en Francia- y que al menos otras 3.500 tuvieron que ser hospitalizadas. Calculándose que además fue la causa de unas 1.750 intervenciones quirúrgicas cardíacas. ¿La causa principal? Provocaba lesiones en las válvulas del corazón.
Durante décadas los médicos recetaron Mediator para los diabéticos con sobrepeso y exceso de grasa en sangre pero luego se extendió su uso a los tratamientos generales de pérdida de peso. Lo grotesco es que es la propia AFSSAPS la que critica ahora la tardanza de las autoridades en retirar el fármaco.
Por supuesto, ninguno de los responsables sanitarios y empresariales de estas muertes irá a la cárcel por ello. Y ninguno de los médicos que lo recetaron sentirá cargo de conciencia alguno.